Para muchas personas, la cerveza es su bebida de escogencia, para las barbacoas en los jardines y eventos deportivos, y es sinónimo de casual, hasta de entretenimiento poco sofisticado. Pero actualmente el paradigma ha cambiado y la cerveza se ha hecho más y más chic, al tiempo que el hacer cerveza es más refinado.

Como en el pasado, el sommelier era consultado en finos establecimientos para emparejar la comida con el vino, ahora con las recetas de cerveza evolucionando, el  “Cicerone”  se está haciendo cada vez más popular para emparejar comida y cerveza.

El hombre no puede vivir sólo de pan - y por eso él creó la cerveza!

 

“La cerveza convierte la sed en una cosa hermosa” dice un viejo dicho alemán, como se muestra en la página web del Instituto Alemán de Cerveza, y es difícil refutar a un país cuya historia de hacer cerveza se extiende por siglos, siendo una de las tradiciones de cerveza más viejas del mundo, con la cantidad más grande de variedades.

 

Las jarras de cerveza han sido consideradas por largo tiempo coleccionables por muchos entusiastas alrededor del mundo, pero sus orígenes tienen más que ver con la simple sobrevivencia que con decoración.