Como las jarras de cerveza obtuvieron su tapa

Como las jarras de cerveza obtuvieron su tapa

Las jarras de cerveza han sido consideradas por largo tiempo coleccionables por muchos entusiastas alrededor del mundo, pero sus orígenes tienen más que ver con la simple sobrevivencia que con decoración.

La plaga negra

Entre los años 1340 y 1380, 25 millones de europeos sucumbieron ante la Plaga Bubónica, la Peste Negra. Los tiempos estaban llenos de miedo e inmundicia. A pesar del surgimiento del Cristianismo, las primitivas creencias tenían más dominio en la persona promedio en relación a la enfermedad. Se hizo evidente, cuando la enfermedad empezó a declinar y el miedo cedió, que el 95 por ciento de las muertes ocurrían en áreas sucias. Solo el 10 por ciento se daban en áreas limpias. Esto llevó a la gente a creer que la higiene tenía cierta responsabilidad en el esparcimiento de la enfermedad.

Aquellos en salud pública, tal y como era en los tiempos medievales, decretaron que todos los productos alimenticios se mantuvieron en contenedores cerrados, esto era para mantenerlos libres de insectos y las bebidas no eran la excepción. Fue por esto que se creó la tapa en la jarra cervecera. Era una práctica solución para una temida enfermedad que nadie quería que regresara. Eventualmente cada alemán, tenía su propia jarra cervecera con tapa “stein” y así obtener una opción más higiénica.

El surgimiento de las bisagras

La tapa estaba sujetada por bisagras y típicamente hecho de peltre. La jarra estaba modificada para que la tapa pudiera ser levantada con la misma mano que la sostenía. La palabra “stein” viene del vocablo alemán Steinzeugkrug. Esto significa pichel de cerámica de gres o jarra. Sin embargo, comúnmente el “stein” es un contenedor de cerveza que tiene una tapa sujeta con bisagras. Los “stein” para cerveza empezaron primariamente como loza de barro o vasos de madera, pero ambos eran porosos y tendían absorber la cerveza la cual empezaba a oler mal después de un rato, y además se deterioraban o quebraban fácilmente. Era claro que se requería de un mejor material para hacer que los “steins” duraran.  La temperatura de cocción para la loza de barro aumentó creando un horno diferente que permitiera temperaturas más altas. Un buen “stein” artesanal usaba muchos cordones de madera y tardaba varios días en el horno. De la mano del progreso humano, los “steins” fueron decorados con imágenes que reflejaban la historia del dueño o escenas bíblicas y poseer uno elegante era un símbolo de status.

Tecnología al rescate

Cuando la popularidad del producto creció, diferentes materiales fueron usados para crearlos. Picheles de peltre eran los preferidos para los ingleses, pero la plata y el vidrio también fueron usados. La porcelana era un material codiciado pero solo estaba disponible en China. También era difícil trabajar con ella, así que los fabricantes alemanes inventaron un substituto único de la porcelana: loza. La loza es un material de barro, con un barniz blanco como la porcelana hecha de óxido de estaño.

Eventualmente, cada zona tenía un estilo de “stein” que era reconocido. La forma vino a ser menos importante en los que predominaba un diseño cilíndrico predominante, pero las imágenes y los colores se convirtieron en la principal preocupación al diseñar “steins”. Adicionalmente, la producción en masa empezó a tener lugar. Debido a que el calor extremo significaba muchos trozos de madera y varios días en el fuego, era más económica la cocción de múltiples “steins” hechos en molde. Este método hizo que los “steins” ya no fueran únicos. Permitió un tallado cuidadoso y bellos diseños en varias docenas de “steins” al mismo tiempo y no les quitaron su deseabilidad.

Cambios de diseño

Los diseños de los “steins” de cerveza empezaron a cambiar a finales de los 1800 y principios de los 1900. Escenas de pueblos y emblemas militares se convirtieron en favoritos pasando por encima de los patrones históricos y religiosos. La Primera Guerra Mundial disminuyó la producción del “stein” y hasta la detuvo ya que los materiales se usaban para implementos de guerra.

La producción del “stein” creció durante los años 1930 y 1940 y los coleccionistas revivieron su interés en ellos, especialmente en los históricos del Renacimiento. Los “steins” de cerveza toman su forma para convertirse en piezas de colección. Desafortunadamente, muchos fabricantes han detenido la producción de “steins” debido a los altos costos.

América es el mercado principal para los “steins”. Ceramarte, de Brasil, es el productor más grande de “steins” coleccionables y decorativos del mundo.

Category